Versicuentos

Versicuentos 2014

Autora: Beatriz Valerio

mitzi-journee-femme_280x220

La ronda de las hojas

Las hojas juegan a la ronda
caen, vuelan, vuelan, caen,
se mecen en un baile fugaz
se detienen en juego audaz.

Las ramas las mueve el viento
Don Otoño no las deja quietas
las hojas caen y hacen ronda
hamacándose troncos y raíces.

Chista el viento entre las ramas
las hojas juegan a la ronda
formando una alfombra color oro
caen, vuelan, vuelan, caen.
El conejo estudia

El conejo va a la escuela
con mochilaa y con lunchera
con el frío y con la lluvia
con el calor y con el sol.

El conejo aprende feliz
y escribe con sus lápices
negros, de colores y crayones
en cartulina y en cartón.

La tarde va cayendo
la noche ya se acerca
y el conejito vuelve a casa
contento de aprender, estudiar.

Los sapos pasean

Va mamá sapa
con papá sapo
y todos los sapitos
la familia unida.

Un sapo, dos sapos
tres sapos, cuatro sapos
con mamá y papá
seis sapos van de paseo.

Caminan de la mano
los papás abrazados
y los sapitos saludando
a los osos que pasan a su lado.
La rana enamorada

Es la ranita Marianela
enamorada del sapo Mario.
Se abrazan, se miman,
se miran con amor.

Es el sapo Mario enamorado
le regala alianza de oro
se enamoran la dulce rana
y el sapo serio y responsable.

Se comprometen rana y sapo
hacen una gran fiesta
las ranas bailan y croan
los sapos cantan croac croac.

Don gallo

La mamá gallina
y el papá Don gallo
salen de paseo
con sus dos pollitos.

La pollita Aldana
mueve sus caderas
caminando airosa
modesta y educada.

El pollito Leadro
camina orondo
obediente y juguetón
con su saco escosés.

Los bomberos

Los bomberos arriesgados
apagaron todo el fuego
va el camión bombero
sonando la sirena.

Sirena que suena
del camión bombero
va a apagar el fuego
un incendio evitará.

¡Qué valientes los bomberos!
El señor bombero con uniforme
mangueras, y su solidaridad
aplaudimos a los bomberos

plas plas plas
por valientes y solidarios.
Del Libro El abuelo
Versicuentos 2013

El abuelo rodante

Mi abuelo es rodante
se mueve en silla de ruedas
va, viene, viene, va
y queda a mi lado.

Me toca la frente,
me dice me siente junto a él
y me cuenta anécdotas
como la del caballo.

Si estás “allá abajo”,
sintiéndote poco valorado,
y otros lanzan tierra sobre vos,
recuerda el caballo.

El caballo relinchó
hasta salir del barro.
Toma un vaso de agua
y sigue contándo gracioso.

Vos podés insultar a alguien
pero el modo cómo se lo digas
lo devastará y la cicatriz
perdurará para siempre.

Una ofensa verbal es tan dañina
como la ofensa física.
Los amigos son joyas preciosas.
Nunca insultes amiguito.

Y este es el versicuento
de mi abuelo rodante,
el abuelo que rueda por casa,
va, viene, viene, va.
El abuelo que no ve

Mi abuelo no ve,
mi abuela lo guía,
es leal y fiel compañera
yo amo a mi abuelo Juan.

Mi abuelo Juan no ve
con cariño me acurruca
entre sus brazos
me abraza, me mima.

El abuelo es chistoso
no ve pero ve en mí
yo le cuento cuentos,
el me hace chistes.

Van dos niños para la iglesia,
están en catecismo
uno le pregunta al otro
oye ¿Por qué hay que
estar callado en la misa?
Porque si no podríamos despertar
a los que estar dormidos.

El abuelo no ve
yo le presto mis ojos
paseamos por la ciudad
le cuento el paisaje.

Amo a mi abuelo Juan
que vive alegre.
Hace chistes a los vecinos
y a todos mis amigos.
Mi abuelo Oscar

Cabellos blancos, dientes más blancos
un sin fin de vida, mi abuelo Oscar
mi abuelo es un tesoro de saber
de paciencia, de memoria.

Cabellos blancos, manos ásperas,
manos de trabajador de campo.
Mi abuelo Oscar es campesino,
amor de naturaleza y familia.

Cabellos blancos del abuelo,
son como los cabellos blancos
de papá, de la abuela,
blanco ícono de pureza.

Pureza de la vida misma
pureza de sabiduría
pureza de la misma memoria
cabellos blancos del abuelo Oscar.
El abuelo rezongón

Dice mi abuelo rezongón
que el día que yo nací
llovía, llovía sin parar
y él mojó sus brillosos zapatos
para irme a conocer.

Dice mi abuelo rezongón
que mi abuela se enamoró de mí
y lo cambió a él por mí.
Rezonga, rezonga el abuelo.

Dice mi abuelo rezongón
que me quiere, que me ama
me lleva al kiosco sin prisas
gruñón, protestón, regañón.

Y en el kiosco refunfuñando
no me compra alfajores,
me compra un yogur, dice gruñón
es más saludable y vital.

Shitt ¡Toma sin chistar el yogur!
Amiguito, que estos versos
quiero contarte, que pienses,
hay muchos tipos de abuelos
que recuerdan los colores de la vida
rojo
verde
amarillo
azul
rosa
celeste
violeta
y cada abuelo es un tesoro
que vive en nosotros,
no importa si no ve, no importa
si es rezongón, si es de cabellos blancos
es mi abuelo, Ve y dile que lo amas.
Del libro Barah

Pereza

Estiro los brazos
¡Qué perezosos!
Bostezo una y otra vez
estiro los piés.

No es desgano
estás perezoso
silencioso, a levantarse.
Las tareas esperan.

Doña pereza se va
llegan las ganas,
me levanto de la cama
un nuevo día me espera.

Doña pereza se fue
llegan las ideas
de un juego paciente,
de un cuento de luz.
Don pelo

Pepe peina pocos pelos
pero peina peluqueros,
peina peine Pirámide
pero pocos pelos peina.

No son pocos los pelos
son muchos y revueltos
es Don pelo que resiste
y el peine llega Rey.

El Rey peina Don Pelo
y queda peinadito
como vos, como yo,
una raya al costado.

Peinado Don pelo
con una raya al medio
presto está sin peine
peinado con muchos pelos.

 

La merienda

Llega la merienda
es la hora del mate cocido
con un poco de leche
y unos bizcochos.

Mamá rezonga
no quiero la merienda
mamá insiste
y me como los bizcochos.

Es la merienda
de la bolsa en la escuela
una manzana, una pera
o un pedacito de tarta.

Importante amiguito
la merienda cada día
no remolonees a mamá
toma leche para crecer.

 

El peine

El peine sin piojos
deja mis peluchos
adiós piojos, adiós
el peina me peina.

No batalles con el peine
ya no hay más piojitos
el pelo despeinado
a peinar se ha dicho.

Un compañero de rutina
es el peine y el dentífrico
mis pelos y mis dientes
limpios, limpios.

El peine de mamá
peina a papá, a mí,
el peine me deja peinado
pelos prolijos están.
El barrilete

Vuela, vuela
flamea
sube y baja

Tus ojitos
miran y ríen
alegres

El barrilete,
su cola,
saluda

Lleva el color,
rojo y verde,
calor y esperanza

Vuela, vuela,
sube,
baja

Flamea
y llega…
cielo y niño

 

Las uñas

Las uñas limpias
las nenas con pintura
los nenes cepilladas
no se comen las uñas.

Las uñas recortadas,
las nenas más largas,
los nenes más cortas,
no se comen las uñas.

Uñas de los pies,
uñas de las manos
galopan ligeramente
escapando de la tijera.

 

El desayuno

Un poco de café
otro poco de leche
los nenes con azúcar
y revolver, revolver.

Acompaña el desayuno
galleta, queso,
y otro poco, poco,
mermelada, miel.

Otros prefieren yogur
con copos de maíz
y los otros un te
con nada de azúcar.

El desayuno amiguito
es necesario y vital
no dejes de desayunar
nos hace crecer fuertes.
El almuerzo

Una pequereceta
para mamá
que ronronea
como una gata.

No me gusta la sopa,
no me gusta el puré
quiero hamburguesa,
quiero salchichas.

La pequereceta
la de hoy,
comida nutritiva,
plato divertido.

Apetecible, sabrosa
llega la receta
saludable y divertida
con carne y ensaladas.

 

Los dientes

Tengo dientes hermosos
muy hermosos, cepillados,
lavo, cepillo, lavo
agrego fluor.

Se me cayeron dos dientes
mamá, papá me hacen fotos
una casita en mi boca
hace sonreir a mis padres.

Un diente quebrado,
jugando al fútbol
he roto un poco,
el dentista trabaja.

Cuido mis dientes
quebrados, hermosos
dientes apretados
dientes sonriendo.
La siesta
Duermo la siesta
por horas completas
si en casa hay visitas
paseo y paseo coqueta.

Si hay visitas
no me acuesto
despierta revoloteo
alrededor de mamá.

Papá me manda dormir
¡Siesta a dormir!
grita papá
Calla papi.

Duermo la siesta
por horas completas
cuando sola
en casa estoy.

Oficios de ayer, recuerdos de hoy

El oficio nace de la necesidad. El hombre necesita comer, protegerse del frío, tener una casa, etc.
Estos versos llevan la intención de hacer un homenaje a nuestros mayores que a lo largo de la historia de la humanidad han ido desarrollando todo un conjunto de oficios para dar respuesta a sus necesidades. No podemos olvidar es que los oficios tradicionales, oficios de ayer forman parte de nuestra cultura y de nuestro pasado. Y que en muchos casos no podríamos entender las actividades laborales de hoy sin remontarnos a los trabajos de nuestros antepasados. En algunos casos hablaremos de oficios que han desaparecido sin darnos cuenta, sin hacer ruido, casi de puntitas de pies, pero que quedaron para siempre en el recuerdo de quienes los conocieron. Los cambios producidos en nuestra sociedad los arrinconaron y emergieron otros acompasándose a la revolución tecnológica que vivimos. Así como hoy el cartero sigue, también un mail lleva más rápida la noticia.

Cántaro

Alfarero que haces mi cántaro
canta canciones cuando amasa su barro
y cuando lo calcinas y esmaltas.
Así guardará mejor mi agua,
que cantará con júbilo al apagar mi sed.
Yo que soy tierra, quiero abrazarlo en mi mano,
y mirarlo como arte necesario a mi ilusión
y a mis sedientos labios.
En un cántaro me veo mujer,
cántaro para apagar en la vida,
ansia de sed.

Pilar Alvarez de Traverso
El carro de la leche

Reccorriendo el pueblo
arrastrado por caballo
viene, va, el lechero
es él Don Daguerre
que sube y baja
un barril, dos barriles.

Hijo de vascos
amante de este suelo,
casa por casa
vendiendo leche
a treinta centavos
el litro.

Vida servicial
vida dedicada al trabajo
con su viejo carro
recorre la ciudad
con heladas, con sol
con el frío del invierno.
Lustrabotas

En una noche lluviosa
bajo el alero
de la avenida Real
con su banco y sus cepillos
esperaba al elegante caballero.

Lustraba sus zapatos,
relucientes los dejaba
el amable señor apenas gesto
le decía y una propina le daba,
era Don Manuel Torme.

Le decían Toscanito
y con su banco iba y venía.
Campana era la ciudad
de zapatos más limpios
él presumía con gran sonrisa.

 

El vendedor de flores

Claveles, rosas
porta sobre su hombro
enorme canasto lleno de flores
es parte de la geografía campanense.

Recorre las calles
vendiendo sus flores
su parada en el Club Social,
allí lo encontraban.

Flor para la novia,
flor para la amiga
un clável para la seño
era el florista ambulante.

Recorriendo la Real
de punta a punta
llevando aroma a su pasar
es el agasajo de una poeta
al florista del ayer.
Poetisa

Reina de la tristeza
pobre mendiga de la risa,
he aquí la poetisa,
capricho de hombres,
una marioneta mujer.

Cada día se dibuja
un gran suspiro
ocultando lágrimas,
maquillando penas,
abrillantando letras.

Rebusca, aplasta,
lustra las palabras vacías,
para darlas con corazón
a quiénes sabe lectores,
y se brinda con disfraz.

Siempre los mismos gestos,
a veces con arrugas,
otras algo más juvenil
buscando el mejor verso,
para su invisible compañía.

Termina el verso,
termina el espectáculo,
las ilusiones se esconden
mueren sus esperanzas,
el silencio se instala.

Carente de alegrías,
no hay nada que diche
en una esquina tan solo,
la sonrisa de un alma,
que vuelque en su ser.

Infeliz con o sin color,
regalos que no llenan,
momentos sustituídos
por la broma del tiempo,
por los minutos eternos.

Es la poetisa soñada,
la estrella de ilusión,
es un alma de poesía,
una mujer con corazón,
cayendo en la noche,

…-MAMA-…

Beatriz Valerio
Cinco Valores

Amistad

Este sentimiento viene hoy a mí
me alivia, me da tranquilidad,
sí, me encuentra en este viaje
que conviene entrar en confianza.

Para toda vida es de importancia
más allá de nuestras desdichas,
pequeñas o grandes tristezas,
es parte de nuestra felicidad.

Sin este sentimiento
viene a mí la desdicha.
La desconfianza perdida
ya no sabrá encontrarme.

Me conduce a un gran bienestar
ni exagerado, ni demasiado, ni poco,
ni perdido sino encontrado
en algunos verbos allí escritos.

Me conviene hacerlo conocer
y que queden allí sin entrar
en el momento de estar presente
y de distribuir todos mis gestos.

Gestos confiados que alivian
e incluso acogen lo que conviene
así te tiendo mi mano
con un ramo de flores
recién recogidas.

Hagamos de este viaje
poesía, vida y alegría, amigo.

Amor

Contigo no hay secretos,
repito una y mil veces,
tu nombre, mi ángel,
mi oso, mi poeta, mi deseo,
eres mi elección siempre.

Contigo no hay secretos,
hay alma, corazón, pasión,
eres ese hombre ansiado,
ese ángel de sueños,
ese mar tranquilo, tierno.

Contigo no hay secretos,
hay millones de versos,
en mucho papel, en tiempo,
beso tus labios, te amo,
me alejo amándote, amor.

Contigo no hay secretos,
te quiero por quererme así,
dejarme ser libre, elegir,
por lo que me das, o no,
por tus gestos cálidos.

Contigo no hay secretos
te amo apasionada, tranquila,
por todas las ilusiones,
por la vida que me das,
simplemente por ser como eres.

Alegría

Algunos quieren volar
Otros quieren cantar
Algunos pintar o viajar
Yo quiero ser poeta
Y el corazón
Se llena de alegría
Quiero escribir la vida
Abrir grande la puerta
Tener el alma ilusionada
Pero soy impaciente
Y sueño el sueño que no es
Mientras soy arco iris
Rehago la historia
Porque es de esperanza.
No quiero ser el olvido
Quiero brillar en colores
Siguiendo una única ley
La de un corazón sincero
No desgastar el tiempo
Mis versos, mi luna
Cumplir confiada, con fe
Ser mujer y sentimientos
con ilusiones y fuerza
Esa historia plasmada
en hojas de un libro
Extraer una alegría
de unas palabras elegidas.

Respeto

Eres…
Ese amigo que nos toma de la mano,
nos pone cara a un ángel
y te permite volar.
Ese amigo que está ahí
atento, escuchándote,
sin condiciones, con atenciones.
Ese amigo que es hombre o sueño,
sin importar tiempo, día o noche.
Ese amigo que reconforta al corazón,
calma el desasosiego,
dá de beber la palabra, exacta.
Ese amigo que te hace reír
y compartir sus alegrías.
Ese ser que te da afecto
y respeto,
ese amigo eres tú.
Paz

Por la Paz
del alma, de los corazones,
por la Paz
del pueblo, de las culturas.

Por un mundo sin violencia,
por un amor sin rencores,
por la hermandad de pueblos,
por la Paz de toda persona.

Por la Paz,
del cuerpo, de un espíritu,
por la Paz
de latino américa, de América.

Por un mundo integrado,
sin guerras, sin violencias,
por un mundo de poemas,
versos de amor, de amistad.

No a las guerras,
no al terror, no a la violencia,
Si a la vida, a la pacificación
a la unión de pueblos en Paz.
Cinco Valores

Son importantes porque mueven nuestro comportamiento para actuar como mejores personas. Son la base fundamental en nuestra sociedad, en la comunidad, en el barrio y sobretodo en nuestra familia.

¿Mis Valores son los que Dios quiere
para mí?

En estos versicuentos los cinco valores que son el motor de mi Vida.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>