La mariposa hermosa

La mariposa hermosa

La mariposa era hermosa, pero se pasó de soberbia. Tenía que ser tratada como la reina del mundo para que esté satisfecha. ¡Qué orgullosa la mariposa!
No tenía amigos, porque todos los que se le acercaban los ridiculizaba y despreciaba. A todos los trataba muy fríamente y con aires de superioridad y así, poco a poco, los amigos empezaron a alejarse.
- ¿Qué estás haciendo a mi lado horrible niño? ¿No ves que soy más bella y elegante que vos? – Les decía a los amigos que se acercaban, dándose aires de grandeza, tal cual una diva.
Su familia tampoco se escapó a sus desaires. Estaba alejada de sus padres y hermanos como esa tremenda distancia que hay de la tierra hasta el cielo.
- Sí, sos hermosa Mariposa, pero no sos humilde. Te vas a quedar sola, destruída- le advirtió un pajarito sabio con decir solemne.
La mariposa poco caso hizo a lo que el sabio pájaro le decía, aunque empezó a preocuparse por no tener amigos. Ella respetaba a los sabios y temía que tuviera razón. De todas manera no hizo caso y siguió soberbia y altanera como siempre.
Un día, la profecía del pájaro sabio se hizo realidad. Un niño astuto la atrapó en su red.
Es muy triste ver una mariposa atrapada y en las colecciones de mariposas mostradas pero admitamos que su soberbia fue muchísima y se merecería que alguien astuto pudiera con ella.
Todos tenemos que ser tratados como merecemos, reconozcamos los consejos de los demás. Reconozcamos nuestro destino, también todos nuestros problemas. Somos dueños de nuestra propia felicidad sin ser soberbios o altaneros por la belleza o poca belleza que tenemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>